GOLES SON AMORES

A mediodía llamé a mi compadre Coco Gamarra y tuvimos una breve charla en la cual compartíamos nuestros puntos de vista de lo que nos gustaba más del futbol. Me explico un poco más, yo le decía que a mí me gustaba más el futbol preciosista y habilidoso que el técnico y él me decía que a él le gustaba más el futbol técnico que el habilidoso, Al final en lo que si coincidíamos es que independientemente de lo que nos gustara en cuanto a estilos de juego, el mejor equipo es el que más goles mete y con ello gana el partido: goles son amores. Dada dicha conclusión nos despedimos y cada uno a ver qué pasaba en el partido de hoy.

Viendo ya el partido de Brasil – Alemania, y después de cada gol, me venían a la mente las palabras de mi amigo Coco, sobre la técnica de los alemanes para hacer un buen pase, para parar una pelota, tocar en primera, tener una buena marca, etc. Parecía como si mediante el partido los alemanes me quisieran explicar todo lo que Coco me había dicho. La verdad es que yo si sabía de la técnica del equipo alemán, es más recuerdo que en uno de mis artículos pasados comenté que “no me emocionaba el buen juego alemán”, es decir, reconozco que juegan bien y no solo bien: muy bien. Pero, ¿7 a 1?, ¿qué puedo decir? Bueno, como siempre la verdad, que ganó muy bien Alemania, que le pasó por encima a Brasil y en su casa, que se veía en cancha a un cuadro alemán invencible y queriendo meter más goles, con todos sus jugadores a mi juicio con nota de 7 para arriba.

¿Vale la pena especular si con Neymar y Thiago hubiera sido la cosa diferente? En mi opinión no. Después del partido ya no hay entrenamiento. La realidad es la que se vivió en el partido y punto, el mundo de la fantasía: a Disneylandia. Y hay un justo finalista y se llama Alemania.

Me queda la expectativa de ver si mañana se rompe otro paradigma: tener una final entre europeos en Sudamérica, o si por el contrario tendremos una final entre un europeo y un sudamericano. Lo simpático a mi parecer, es que en cualquiera de esas alternativas se tendría una final con aspiraciones de revancha. Si la final fuera entre Argentina y Alemania, estaría la revancha del mundial de 1986 en el que ganaron los argentinos. En el caso la final fuera entre Alemania y Holanda, la revancha la tendríamos por parte de los holandeses por el mundial de 1974 en el que les ganaron la final los alemanes.

Me queda la pena por los brasileños, no solo por ser eliminados, sino por serlo por goleada y en su propia casa. Hoy no se baila samba en Brasil. Hoy las “caipirinhas” no serán para celebrar, sino para ahogar las penas.

Hasta la próxima

SEGUNDO VALDIVIA

Esta entrada fue publicada en $ s y etiquetada $ s en $ s < span class = \ \" by- autor \ \" > por $ s < / span > .

4 thoughts on “GOLES SON AMORES

  1. Juan Carlos Saldaña

    Aunque después de la batalla todos somos generales, lo cierto es que ya habíamos mencionado la alta dependencia de Brasil con Neymar, se sumo la suspensión de Thiago Silva y enfrentarse a un equipo como el Alemán, que ya había demostrado su potencia y de ser una maquina. Tal vez este es uno de los mundiales más raros, en donde equipos favoritos, recibieron muchos goles, que difícilmente alguien pueda haber pronosticado. La derrota de España 5 a 1 con Holanda, o el Alemania 4 a 0 a Portugal, los gratos resultados de Costa Rica de superar a Italia, Uruguay y jugar de igual a igual con Inglaterra y llevar a una definición de penales a Holanda, y lo visto hoy día, ha sido tan sorprendente, que incluso los mismos alemanes no lo podían creer. Con estos antecedentes, que podemos esperar mañana, e incluso en la misma final. Difícil de pronosticar, pero lo único cierto, es que por eso, el fútbol seguirá siendo el deporte rey…..

    responder
  2. Ernesto Scerpella

    Hola, Segundo. Muy buen comentario. Cierto que el equipo alemán como a lo largo del torneo continuó demostrando buena técnica, generosidad para pasar la pelota al compañero desmarcado, mucho orden. Brazil desordenado y sin líderes dentro de la cancha. Scolari apostó a la habilidad de un jugador y qué gran jugador es Neymar, pero lo hizo a desmedro del resto de los jugadores que se sientieron como piezas de apoyo y no actores principales. Es una buena lección para Argentina antes del partido de hoy con Holanda.

    responder
    1. SEGUNDO VALDIVIA

      Muchas gracias Ernesto y estoy de acuerdo con lo que dices, esta lección debe servir como aprendizaje, para los brasileños en el futuro, y esperemos que le de tiempo a los argentinos para dentro de dos horas y pico. Un fuerte abrazo.

      responder

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>