DÍAS DE TERROR PARA GARECA

Todos somos entrenadores de fútbol o creemos serlo. Opinamos sobre nuestras eventuales (supongo) visitas a los estadios, acerca del fútbol que consumimos por televisión y también somos parte de los comentarios en radio, TV y medios escritos. Pero a diferencia de los entrenadores de profesión no cobramos dinero,  y por lo tanto si no queremos no vamos al estadio, cambiamos de canal y escogemos los partidos más atractivos y leemos a aquellos que no nos parecen imbéciles.

Ricardo Gareca cobra muy bien, por estar al frente de la selección nacional y si bien ya probó las “mieles de nuestro fútbol” hace más de un lustro, esto ha empeorado. Por lo tanto el buen Gareca empezó su periplo inevitable por las canchas sintéticas, sin césped y con césped de los estadios donde se disputa el Torneo del Inca. Pero también fue a Chiclayo a ver Aurich – River en esa cancha que pasará a la historia.

Luego se le ha visto en partidos de tortura china tratando de cazar algún talento. Por supuesto decepcionado y preocupado parece que optará por la base de Markarián; es decir Advíncula, Ramírez, Yotún, Carrillo, Hurtado y etcéteras de comprobada incapacidad para vestir la “sagrada chompa nacional”. Oblitas le habrá dicho que sutano o mengano son buenos proyectos y que no pierda la fe. Sin embargo Gareca sabe que esto no es sólo cuestión de fe. Tendrá que llamar jóvenes que destaquen en nuestro famélico fútbol y esperar una especie de evolución. Nuestro talento en el extranjero no juega; así de simple. Son suplentes de los suplentes, si es que no los bajan de categoría a través de un préstamo.

Hay que buscar con lupa y los que algo muestran ponerlos en una habitación varias horas y explicarles que aún ( y probablemente nunca) no son nada en este deporte. Si hay seso les servirá de estímulo y si no tienen cualidades de entendimiento se irán a una cantina con su vedette, su celular ininteligible y un carro que profesionales de otras ramas lo  logran con esfuerzo de años.

En la cabeza del técnico ya recurren los recuerdos de nuestro país. Pero su salario es para eso. A veces triunfas y a veces fracasas. Si tiene ojo de tigre como era su apodo cuando jugaba conformará un equipo. Ojalá que la desazón de volver a ver nuestra competencia local, no lo nuble o lo enferme de depresión. En el fútbol nunca se sabe. Sólo se intuye. Y por ahora debe estar oliendo feo en esa narizota.

COCO GAMARRA

Esta entrada fue publicada en $ s y etiquetada $ s en $ s < span class = \ \" by- autor \ \" > por $ s < / span > .

2 thoughts on “DÍAS DE TERROR PARA GARECA

  1. EDELCAS

    Mención aparte y con MAYÚSCULAS, debería ser importante ‘jubilar’ a tantos comentaristas mediocres que pululan en las estaciones y se creen el non plus ultra. Ellos le hacen mucho daño al fútbol, creando idolos de barro y imponiendo conceptos y jugadores. Los programas que hoy me llegan en CABLE son dos, EL DEPORTIVO, con el iluminado de Eddie Fleishman y VERSUS con ‘Petete’ Daniel Perero, Vicente Cisneros y Manuel no se, Ellos mismos se dicen y contadicen en el mismo programa y sus análisis distan años luz de tener algo rescatable … Por favor podrías recomendarme algún programa decente, sin necesidad del ‘postrecito’ que presenten …. gracias!

    responder
    1. Coco Gamarra Post author

      Hola Don Eduardo. Dentro de la mediocridad que campea en el fútbol, el periodismo no puede ser excepción. Hay pocos con capacidad.
      Y aunque te molestes al igual que Elio Queirolo a mi me parece buen periodista Peredo (quítale lo memorioso que muchas veces es innecesario).
      No recomiendo a ninguno pero si te digo mi receta. El que dice o escribe algo distinto a lo que ves es porque es un incompetente o tiene órdenes de alguien. En esa línea lo descalificas.
      Un abrazo
      Coco Gamarra

      responder

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>